Conclusión

Prosiguiendo este círculo vicioso

que son los pensamientos, las ideas,

en un contexto absurdo por demás

de actividades cotidianas, sin futuro

mundanales/inútiles/profanas

de allí

bien lejos del escurridizo espíritu

me abarca el genial descubrimiento

de que a fin de cuentas

lo único que yo por siempre quise

es saber qué carajo es lo que quiero.